Centro Hospitalario Serena del Mar

¿Cómo tratar la Hipo e Hiperglucemia?

Se denomina glucemia o glicemia a los niveles de azúcar presentes en la sangre.

Se denomina glucemia o glicemia a los niveles de azúcar presentes en la sangre. La hipo e hiperglucemia son trastornos de la glucemia. Cuando se habla de hipoglucemia, los niveles de azúcar se encuentran por debajo del nivel normal. Por el contrario, en la hiperglucemia los niveles de glicemia superan los niveles normales de azúcar.

 

Los pacientes que padecen de hipoglucemia suelen tener la siguiente sintomatología: fatiga, sudoración, hambre, irritabilidad, sensación de hormigueo alrededor de la boca, o palidez. En casos graves de este trastorno, los síntomas pueden incluir, desorientación, alteraciones visuales, convulsiones y hasta pérdida del conocimiento.

 

Quienes tengan hipoglucemia deben seguir un tratamiento que les permita elevar sus niveles de azúcar en la sangre. Por este motivo, suele sugerirse la ingesta de carbohidratos de acción rápida, como jugos de frutas o caramelos. Luego de estabilizado el nivel de azúcar, se recomienda comer para mantener dicho nivel y reestablecer esas reservas de azúcar que se agotaron. Después de consultar al médico, este podría considerar oportuno que se tenga un kit de glucagón para utilizar cuando una persona tenga niveles de azúcar peligrosamente bajos. Este kit contiene una jeringa y medicación para que, mediante una inyección, el medicamento actué rápidamente y así se eleve el nivel de azúcar prontamente.

 

Por otro lado, los pacientes que padecen hiperglucemia suelen presentar la siguiente sintomatología: ganas frecuentes de orinar, aumento de sed, visión borrosa, fatiga y dolor de cabeza. Para controlar los niveles altos de azúcar se recomienda acudir a un nutricionista para que diseñe una dieta baja en alimentos que aumenten el nivel de azúcar en la sangre y hacer ejercicio. El médico tratante decidirá caso a caso si es necesario la ingesta de medicamentos que ayuden al cuerpo a regular los niveles de azúcar, prescribiendo en algunos casos hipoglicemiantes orales o inyectados como la insulina.

 

Es importante que quienes ya han sido diagnosticados con esta condición midan con la regularidad señalada por el doctor tratante los niveles de azúcar en la sangre y sigan estrictamente las recomendaciones del médico.   Este seguimiento no solo le permitirá al paciente controlar el azúcar, sino que suministrará valiosa información para adecuar el tratamiento que permita una mejor calidad de vida al paciente.

¿Qué es la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)?

La EPOC se refiere a las siglas de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica

Posiblemente hayas escuchado hablar de personas que padecen EPOC, pero ¿qué es esto? La EPOC se refiere a las siglas de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, una enfermedad progresiva que causa que los bronquios, bronquiolos y los pequeños sacos de aire que se encuentran en los pulmones (alvéolos) pierdan su elasticidad, impidiendo que el oxígeno que inhalamos se absorba y el dióxido de carbono que exhalamos se libere. 

La principal causa de esta enfermedad es el tabaco, ya que el humo que se produce por el consumo del mismo poco a poco va degenerando el sistema respiratorio. Otras causas atribuibles a esta enfermedad son: la exposición a polvos o sustancias químicas, la polución, la exposición a gases de combustión, la edad y un trastorno genético llamado deficiencia de alfa-1 antitripsina.

Algunos de los síntomas asociados a esta enfermedad son falta de aire, tos, expectoración, disminución del oxígeno en la sangre o insuficiencia cardiaca. Sin embargo, ten en cuenta que no todos los pacientes presentan la totalidad de los síntomas y por ello, el médico tratante, realizará el diagnóstico y prescribirá la medicación más adecuada. 

A la fecha, no se ha encontrado una cura para el EPOC. Sin embargo, esta enfermedad además de ser prevenible puede, en la gran mayoría de los casos, ser tratada con fármacos broncodilatadores, antiinflamatorios y a través de terapias respiratorias. 

En Colombia hay alrededor de 70.000 personas diagnosticadas con esta enfermedad y la misma representa la tercera causa de muerte no asociada a la violencia, reportando 6.600 muertes anuales. Las causas principales del EPOC en el país son el tabaquismo y la exposición al humo de leña ya que en las zonas rurales la madera y el carbón continúan siendo la fuente principal para cocinar y calentar los hogares. 

Te invitamos a que cada vez que acudas al examen anual de chequeo médico, comentes a tu doctor cualquier síntoma respiratorio que presentes, con el fin de que realizarte los exámenes médicos pertinentes para identificar cualquier condición respiratoria. 

Eliminando el tabú frente a las enfermedades mentales

De acuerdo con la Real Academia española, una enfermedad es una alteración más o menos grave de la salud.

De acuerdo con la Real Academia española, una enfermedad es una alteración más o menos grave de la salud. En esta medida, cuando se dice que una persona tiene una enfermedad, se refiere a que el funcionamiento de algún órgano o sistema del cuerpo humano no se encuentra bajo los estándares apropiados para cumplir de manera adecuada su rol dentro del cuerpo.

En esta medida, puede hablarse de diferentes enfermedades como las cardiovasculares, respiratorias o mentales, entre muchas otras. Por este motivo, cuando alguna persona padece alguna enfermedad la labor del médico es procurar restaurar, y así recuperar, la función normal de aquel órgano o sistema que no opera adecuadamente para permitir al paciente tener una vida saludable y con la posibilidad de utilizar todas sus capacidades. 

En pocas palabras, quienes padecen enfermedades mentales no deben ser juzgados por padecer esta condición, de la misma manera que no podría juzgarse a una persona por padecer de Asma. Adicionalmente, debes recordar que pedir ayuda a un psicólogo o psiquiatra es una decisión responsable encaminada a sanar y a reestablecer tu salud. Por ello, de ninguna manera debes sentir vergüenza o sentirte mal si buscas ayuda. De hecho, más personas de las que te imaginas han padecido una enfermedad mental, y gracias al oportuno tratamiento, han podido desarrollar su vida plenamente. Algunos ejemplos de estas personas son, la famosa súper modelo Kendall Jenner, el actor Ryan Reynolds y la escritora de la famosa saga de Harry Potter, J.K Rowling. 

Es tan importante esta cuestión que diferentes países alrededor del mundo, incluso Colombia, han establecido líneas telefónicas para brindar pronta ayuda en asuntos de salud mental para quien lo necesite. En el siguiente linkpodrás encontrar las líneas de atención a nivel nacional, suministrada por el Ministerio de Salud. Una enfermedad mental tratada a tiempo, como cualquier otra enfermedad, mejora la calidad de vida del paciente permitiéndole minimizar y controlar los síntomas y en la gran mayoría de casos, la enfermedad tratada desaparece por completo. 

 

Hace un año, se estimó que hay más de 1.1 mil millones de personas en el mundo que sufren algún trastorno mental. Entre las cifras se encuentra que a nivel mundial hay aproximadamente 260 millones de personas que padecen depresión, 275 millones que padecen trastornos de ansiedad y 40 millones tienen trastorno bipolar, entre otros. En Colombia, en octubre de 2019, se estimó que 4.7% de los colombianos sufre de depresión. Las cifras anteriores evidencian que las enfermedades mentales son una realidad que requieren sólidas políticas de salud pública que permitan su adecuado y oportuno tratamiento. 

¿Sabías qué existe sangre la dorada o RH nulo? Conoce los tipos de sangre y condiciones para una transfusión

.

La sangre está compuesta por cuatro componentes básicos, estos son: glóbulos blancos, plaquetas, plasma y glóbulos rojos. Éstos últimos tienen marcadores, conocidos también como antígenos, que son proteínas y azúcares. Así, por ejemplo, de los cuatro grupos principales de sangre A, B, AB y O, los del tipo A tienen antígenos A, los del tipo B tienen antígenos B, los del tipo AB tienen antígenos A y B y los del tipo O, no tienen antígenos ni A ni B.

 

Adicionalmente, los tipos de sangre también se diferencian por tener o no una proteína llamada RH. Dicha proteína a su vez tiene antígenos, como D, C y E- entre 58 otros-, sin embargo, el más popular es el D. Cuando una persona carece de la proteína D en su RH, se dice que es “RH Negativo”, por el contrario, cuando dicha proteína está presente en su RH se dice que es “RH Positivo”.

 

Los cuatro principales grupos de sangre y el factor RH permiten que haya una combinación de ocho tipos de sangre. Conocer el tipo de sangre es muy importante ya que de ello depende que un paciente que requiera una transfusión pueda o no recibir la sangre de un donante.

 

Por ejemplo, un paciente A negativo únicamente podrá recibir sangre de A negativo u O negativo. Lo anterior ya que puede recibir su mismo tipo de sangre- A negativo- o de O negativo ya que este último, como se indicó al inicio, no tiene antígenos A ni B y su RH es negativo, como el del receptor por lo que hay compatibilidad. Por el contrario, si este paciente recibiera por ejemplo A positivo, su cuerpo combatiría el RH positivo que su sangre no tiene. Esto igualmente sucedería si le transfieran sangre tipo B negativo, pues su cuerpo desconoce el antígeno B, y lo combatiría.

Hay quienes tienen RH nulo y coloquialmente se ha dicho que tienen sangre dorada. Las personas con esta sangre son actualmente menos de 50 en el mundo. Se considera que la sangre de estas personas es particularmente valiosa ya que al no tener ninguno de los 61 antígenos del RH puede ser aceptado por cualquier persona que tenga alteraciones en su RH (siempre y cuando su tipo de sangre ABO sea compatible). Este grupo de personas únicamente pueden recibir transfusiones de sangre de quienes sean RH nulo, como ellas, pues si se transfiriera les RH Negativo aun estarían presentes las proteínas como la E y la C, entre otras, que su cuerpo combatiría.  

Principales diferencias entre la quimioterapia y la radioterapia

Tanto la quimioterapia como la radioterapia son tratamientos para combatir el cáncer. Sin embargo, la recomendación de uno u otro tratamiento depende de distintas variables

Tanto la quimioterapia como la radioterapia son tratamientos para combatir el cáncer. Sin embargo, la recomendación de uno u otro tratamiento depende de distintas variables como lo son: la edad, el tipo de cáncer, el estado de evolución de la enfermedad, el propósito del tratamiento médico, entre otros factores. A continuación, se indican las diferencias generales entre uno y otro tratamiento.

 

La quimioterapia es un tratamiento administrado a través de vía intravenosa u oral cuyo contenido farmacológico llega prácticamente a todos los tejidos del cuerpo. Es por este motivo que el medicamento combate tanto a células sanas como a las células cancerígenas. Sin embargo, la dosis adecuada, el plazo del tratamiento y su plan de aplicación, permite que las células sanas se vean poco afectadas, generando mayoritariamente efectos secundarios, y que las células cancerígenas sean atacadas de la manera más efectiva posible, buscando su destrucción total.

 

Por otro lado, la radioterapia es un tratamiento que consiste en la aplicación de altas dosis de radiación sobre el área específica donde se encuentra el cáncer. Este tratamiento, al igual que la quimioterapia, busca destruir las células cancerosas. En dosis altas, la radioterapia destruye las células cancerosas o hace lento su crecimiento, al dañar su ADN. Las células cancerosas cuyo ADN está dañado irreparablemente dejan de dividirse o mueren.

 

Hay dos tipos de radioterapia, la primera, conocida como de “haz externo” a través de la cuál una máquina emite radiación sobre una parte específica del cuerpo desde diferentes direcciones, es un tratamiento local, lo que significa que trata exclusivamente un área determinada. La segunda, se llama radioterapia interna y puede aplicarse a través de dos fuentes. La primera fuente es un medio sólido, conocido como braquiterapia, a través de la cuál un dispositivo que contiene la fuente de radiación se coloca dentro del cuerpo, cerca o sobre el tumor, emitiendo radiación por un tiempo determinado; por otro lado, la segunda fuente es un medio líquido y se conoce como terapia sistémica. Por medio de este método, la radioterapia puede ser administrada oralmente, por vía intravenosa o inyección.

 

El tratamiento adecuado será determinado por el médico tratante, e incluso, podrían ordenarse ambos tratamientos de manera sucesiva. Por ejemplo: puede que se aconseje primero, quimioterapia, posteriormente una cirugía para retirar el tejido afectado, y finalmente, sesiones de radioterapia. Igualmente, podría recomendarse únicamente solo el tratamiento con radioterapia – cada caso es diferente y no siempre se aplicarán las mismas reglas.

La importancia del buen cuidado de la gripe/resfriado común

Para muchos, el cuidado de la gripe o resfriado común no trasciende más allá de la toma de algún medicamento para combatir los síntomas de la gripa

Para muchos, el cuidado de la gripe o resfriado común no trasciende más allá de la toma de algún medicamento para combatir los síntomas de la gripa. Sin embargo, es importante que conozcas por qué el adecuado cuidado de esta afección, aunque pareciera menor, es fundamental. 

 

El resfriado común puede tener como causas diversos virus, sin embargo, independientemente de su origen, se manifiesta generalmente con congestión y secreción nasal, dolor de garganta, ojos llorosos, sensación de fatiga y dolor corporal. Estas molestias suelen tardar unos días y luego desaparecer por sí solas. 

 

No obstante, si tienes un resfriado, a pesar de no ser una enfermedad grave, es importante que guardes tanto reposo como puedas y evites visitar lugares públicos, o utilices tapabocas para evitar contagiar a otros. Lo anterior ya que tu cuerpo se encuentra combatiendo el virus y requiere descansar para dirigir todas sus energías y así cumplir este propósito. Al salir, te expones a contraer otros virus, riesgo que, de materializarse, hará que tu recuperación sea más lenta y complicada de tratar, además del riesgo de diseminar el virus. 

 

Adicionalmente, el virus del resfriado común se transmite con relativa facilidad a través del contacto con fluidos corporales de la persona infectada. Así, por ejemplo, si alguien con un resfriado estornuda al lado tuyo y pequeñas gotas de secreción nasal tienen contacto con tus ojos, nariz o boca, podrías contraer el virus. Por este motivo, es importante proteger a quienes te rodean y evitar ser un agente de contaminación. 

 

Lo anterior no implica que debas recluirte y aislarte del mundo si tienes gripa. En caso de que debas salir, ten presente las siguientes recomendaciones para garantizar tu salud y la de los demás. Utiliza tapabocas para evitar el contagiar a otras personas, si bien el uso de gel antibacterial es una herramienta que ayuda a eliminar gérmenes y bacterias, nunca será tan efectivo con un buen lavado de manos con agua y jabón, de manera frecuente y al estornudar o tocarnos la nariz. Por lo anterior, lava varias veces al día tus manos, con abundante agua y jabón durante 40-60 segundos. Recuerda tomar muchos líquidos y consultar a tu médico si no hay una mejora de los síntomas luego de unos días o, si, tu estado de salud se deteriora rápidamente. 

Anticonceptivos y sus efectos secundarios

Los métodos anticonceptivos son todos aquellos métodos utilizados para evitar el embarazo no deseado

Los métodos anticonceptivos son todos aquellos métodos utilizados para evitar el embarazo no deseado. Existen anticonceptivos tanto para hombres como para mujeres los cuales te explicaremos a continuación junto con algunos de sus efectos secundarios. Debe aclararse que los efectos secundarios no siempre se presentan y pueden variar dependiendo de cada persona. 

Dentro de los métodos anticonceptivos para los hombres se encuentran dos. El primero es el condón -un método de barrera-, el cual, además de prevenir que los espermatozoides entren al útero y fecunden el óvulo, previenen la transmisión de enfermedades sexuales. Algunos de los efectos secundarios que pueden presentarse son: irritación, alergia y, de no utilizarse correctamente, su eficacia puede verse significativamente reducida, permitiendo el paso de los espermatozoides, aumentando el riesgo de embarazo y de transmisión de enfermedades sexuales. 

El segundo método anticonceptivo es la vasectomía, que consiste en realizar una microcirugía que corta los ductos que llevan a los espermatozoides del testículo al pene. Este procedimiento es en la gran mayoría de casos reversibles, pero se debe consultar al médico sobre detalles que podrían afectar o no el éxito de la cirugía y respecto de casos eventuales en los que la reversión no es posible. Algunas de los efectos secundarios pueden incluir, malestar, hematomas y en algunos casos, pueden acumularse líquidos en el testículo que podrían provocar un leve dolor que empeora con la eyaculación. Debe resaltarse que la vasectomía no es un método de prevención de transmisión de enfermedades de transmisión sexual. 

Actualmente, existen más métodos anticonceptivos para mujeres que para hombres, como a continuación veremos. Estos métodos se pueden clasificar en hormonales, de barrera, dispositivos y definitivos.  

Los métodos hormonales impiden la ovulación, por lo que al ingresar los espermatozoides la fecundación no es posible. Los métodos hormonales incluyen las inyecciones hormonales intramusculares, las píldoras anticonceptivas de ingesta diaria, el implante sub-dérmico que consiste en cápsulas que se insertan debajo de la piel del antebrazo que liberan las hormonas, y los parches hormonales que se colocan sobre la piel y deben ser cambiados semanalmente.  Los métodos hormonales son anticonceptivos, más no métodos de prevención de enfermedades de transmisión sexual. 

En segundo lugar, se encuentran los métodos de barrera, entre los que se encuentra el condón femenino que previene tanto el embarazo no deseado como las enfermedades de transmisión sexual. Sus efectos secundarios son similares a aquellos producidos por los condones para hombres, tales como irritación, alergia y, si se utiliza de manera incorrecta, el riesgo de embarazo puede aumentar -ya que los espermatozoides podrían entrar al útero- e igualmente podría aumentar el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual. El otro método barrera es el diafragma, un aro que se inserta en el cuello uterino unas dos horas antes de iniciar la relación sexual y debe retirarse antes de que se cumplan 24 horas de haberse colocado. Algunas mujeres utilizan espermicidas para aumentar la eficacia del diafragma, sin embargo, debe señalarse que el mismo no previene la transmisión de enfermedades sexuales. 

En tercer lugar, están los dispositivos intrauterinos (DIU), popularmente conocidos como la T. Algunos son de cobre y otros están recubiertos de hormonas. Este método evita que los espermatozoides puedan ingresar al útero y con ello, previenen la fecundación del óvulo. Algunos efectos secundarios, leve dolor o molestia algunos días posteriores a la inserción del dispositivo, embarazo y, si el dispositivo contiene hormonas, es posible que haya periodos menstruales irregulares. Su aplicación debe realizarla un médico y no es un método de prevención de transmisión de enfermedades sexuales. 

En último lugar se encuentran los métodos definitivos, cuyo método incluye la ligadura de trompas, donde se cauterizan las trompas de Falopio para impedir el paso del óvulo al útero y así evitar que este sea fecundado por un espermatozoide. Algunos efectos secundarios posteriores la pequeña cirugía por medio de la cual es llevada a cabo este procedimiento son: estómago distendido, dolor abdominal y mareos. Este método no es un método de prevención de transmisión de enfermedades de transmisión sexual. 

Cómo la Inteligencia Artificial permite avances rápidos en la medicina

Tecnología Watson

Luego de revisar las diferentes definiciones de inteligencia artificial (IA) se podría proponer una única consolidada, así: es una rama de la ciencia informática, por medio de la cuál a través de algoritmos un computador analiza miles de fuentes de información que le permiten aprender y razonar de manera muy similar a la mente humana.

 

La IA ha avanzado a pasos gigantescos en los últimos diez años, sin embargo, uno de los avances recientes más importantes se ha dado en el mundo de la medicina con la incursión de la Tecnología Watson en este medio. Watson es una supercomputadora creada por IBM que almacena y analiza información de miles de fuentes como lo son: enciclopedias, diccionarios, obras literarias y bases de datos, entre otros, a velocidades sorprendentes. Con el análisis de toda la información a la que tiene acceso, esta computadora tiene la capacidad de proponer soluciones a problemas complejos.  

 

Recientemente, Watson se puso al servicio de la medicina para apoyar a los médicos de pacientes oncológicos por medio de Watson Health. Como bien lo señaló el Doctor Andrés Rodriguez Múnera, Director del Instituto de Cáncer Carlos Ardila Lülle de la Fundación Santa Fe de Bogotá “el sistema [Watson] ofrece el análisis y la compilación de una cantidad sobrehumana de información que, en conjunto con la historia clínica de un paciente, puede abrir otras avenidas de tratamiento, una especie de segunda opinión sobre un caso en particular.”

 

Watson, al igual que otros sistemas de IA se vuelven más inteligentes conforme analizan más datos, por este motivo, suministrarle constantemente información de bases de datos especializadas en la medicina es fundamental para que el sistema pueda contar con tanta información posible que le permita hacer pronósticos cada vez más acertados. Es imposible para un ser médico leer toda la literatura relacionada con la medicina por ello, el apoyo de Watson es fundamental para darles insumos en tiempo récord, que junto con la experiencia del doctor ayuden a perfilar el mejor tratamiento para un paciente.

 

Watson Health no se ha puesto únicamente al servicio del análisis del cáncer. Uno de sus hallazgos más impresionantes fue que, en pocos meses, pudo clasificar los casi 1.500 genes dentro del genoma humano para establecer predicciones sobre cuáles podrían estar asociados con la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA). El estudio arrojó que no solamente ocho de los 10 genes clasificados por Watson en efecto tenían relación con la enfermedad, sino que, Watson encontró cinco genes que nunca se habían asociado. 

 

La IA permitirá a los médicos desenterrar conclusiones que les habría tomado años encontrar. Es una apuesta que no solo permitirá mejorar el cuidado de los pacientes, sino incluso, podrá ser un motor de consulta para el diseño adecuado de políticas públicas.